martes, 5 de noviembre de 2013

FABIAN : CANCIONES QUE REFRESCAN LA MONOTONIA E ILUMINAN EL TEDIO MUSICAL CON UNA LUZ EMOCIONAL DISTINTA



El pop rock español anda buscando su camino. Y mientras camina, a trancas y barrancas, somos muchos los que buscamos refugio en la canción de autor cuya presencia y estabilidad en los escaparates musicales guarda una relación inversa de los repetitivos esquemas del pop rock que, gracias a puntuales aportaciones personales, va “tirando” entre “luces y sombras”.

Cuando el pop rock decrece en su “ímpetu existencial”, y se convierte en una “fábrica de fotocopias”, aumenta el número de seguidores de los trabajos de los cantautores que ofertan trabajos de texturas literarias emotivas y arquitectura musical sin exceso de aditivos que reconfortan

Uno de ellos es el  leonés Fabian. uno de lo cantautores más personales e inspirados de cuantos pueblan el siempre apasionante habitat de la canción de autor, acaba de editar su cuarto disco que lleva por título "(La brisa leve) La luz distinta” (La Viejita música). Un trabajo financiado mediante “crowfunding “ que llegará el próximo día 15 a las vitrinas musicales de la tienda especializada Disco´s Noni´s de A Coruña a través de un showcase .

 A su finalización el poeta Felipe Zapico y el fotógrafo Santos Perandones, presantarán Fotomatón, un poemario en el que han unidos esfuerzo y talentos para producir , un diálogo —o una convivencia— entre versos e imágenes en formato libro


En 2011 Fabian editaba su  tercer disco,”Después del incendio y otras cosas así”, que fue elegido entre mejores del año en varias publicaciones especializadas. Ahora este cantautor vuelve a sorprender gratamente e incendia de elogios los comentarios críticos de recibimiento para su nuevo disco, una demostración de que “desde la ternura se puede escribir y escribir bien, sin cruzar esa peligrosa línea que separa lo sensible de lo sensiblero”. Lo cuál tiene sus dificultades .

 Diez canciones, acompañadas de arreglos y producción exquisitos e imaginativos, que enriquecen el espíritu emotivo, situándolo en esa ínsula perceptiva de quienes estamos al acecho, a la búsqueda de canciones que suenan sinceras sin parecer afectadas, que huelen a batalla perdida pero no a rendición. Es un “descubrimiento” merecedor de celebración. 

Descrita como “Una obra atípica aunque absolutamente cálida y cercana” , que bebe por igual del mejor pop de todos los tiempos, del folk-rock anglosajón y de la tradición canción de autor hispana, pero logrando que de todo ello brote algo inédito, marcadamente personal y de enorme calidad “.Un disco que no deja indiferente e quién los escucha “ y donde caben las cosas pequeñas, las melodías sosegadas de aquél al que no le queda rencor, los momentos de voz rota, de emociones que palpitan contenidas ,en un ejercicio reflexivo y que parece que broten con exquisita sencillez y abrumadora facilidad, calmadas en la madurez bajo la luz “distinta” de la sinceridad...