miércoles, 6 de noviembre de 2013

DESPUÉS DE LOS "PREMIOS DE LA MÚSICA"...EN BUSCA LOS DISCOS DE ORO GALLEGOS…




LA “QUIMERA DEL ORO”  EN EL MUNDO DEL DISCO



Los discos de oro y de platino – y demás metales preciosos --  son galardones honoríficos que se entregan  para premiar los trabajos discográficos de mayor éxito tras correspondiente certificación de unidades vendidas emitida  por organizaciones directamente relacionadas con la industria de la música.

Es sin duda una  de las estrategias promocionales que mejores resultados dan ya que indica al público las cualidades – no solo calidades – de aquellos artistas y grupos cuyo trabajo ha sido merecedor de una atención personalizada por parte de los consumidores  de música. Con el tiempo, la dinámica de este  galardón ha pasado de ser una triquiñuela promocional puesta en marcha sin apenas acreditaciones oficiales de ventas, al menos en España, hasta convertirse en un galardón otorgado con todas las de la ley para evitar suspicacias.

En la actualidad los discos de oro y platino los certifica en España Promusicae – Productores de Música de España -- asociación que agrupa en la actualidad a 74 asociados, cuya actividad integra todos los estilos musicales que se producen en nuestro país. Entre sus funciones principales figuran la difusión y promoción de la música, el reconocimiento y apoyo a la labor de los productores de música y a todos quienes integran la industria musical en este país, la promoción de cualquier iniciativa y proyecto que contribuya a mejorar el marco legal o económico de la creación y difusión de la música en España y la representación de sus asociados ante la Administración Pública y ante otros colectivos relacionados con su actividad.

UN POCO DE HISTORIA O ASÍ…



La historia del disco de oro comienza cuando la RIAA - Recording Industry Association of America -- Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos – crea un baremo para medir el número de ventas de los discos con certificados procedentes de las compañías discográficas cuya cifra de otorgamiento – en función del movimiento del mercado norteamericano --, se establece en 500.000 copias certificadas como vendidas.

 El primer disco de oro de la historia le fue otorgado el  14 de marzo de 1958 al single de Perry Como, Catch A Falling Star (RCA Records). Como la industria gozaba de muy buena salud, ocho años más tarde la RIAA saca a la palestra, en 1976, la concesión del disco de platino por alcanzar 1.000.0000 de discos vendidos. El primer disco de platino certificado fue el álbum  The Eagles Their Greatest Hits 1971-1975, que en la actualidad ha superado los 26 millones de copias vendidas mientras que el primer single de platino es Disco Lady para Johnny Taylor's .

Con la llegada del boom del CD, a mediados de los años 80, la RIAA instituye el multi platino que se otorga a ventas de 2 millones de discos o más.  Thriller de Michael Jackson es el primer álbum certificado en esta categoría.

En 1999 la RIAA lanza la concesión del disco de diamante para honrar ventas de 10 millones de copias de un  álbum o single y el primero en llevarse el galardón es  Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band de los Beatles. Las cantidades para certificar los diferentes galardones  aún se mantienen en Estados Unidos a pesar de la crisis por la que pasa la industria fonográfica.

SPAIN IS DIFFERENT

Los excelentes resultados obtenidos por la iniciativa promocional de la RIAA hacen que diferentes países europeos, con Inglaterra a la cabeza, sigan sus pasos e institucionalicen a través de la asociación de las más importantes compañías europeas, la entrega de los discos de oro y platino a finales de los años 60 adecuando las cifras necesarias para su otorgamiento a las características de cada mercado.

Como en la legislación española no se reconocía el derecho de asociación, hubo que esperar a la  Ley Reguladora del Derecho de Libertad Sindical de 1977, para la constitución de una asociación de carácter no comercial, bajo el nombre de Asociación Fonográfica Española (AFE), que sería la encargada de conceder los certificados.

Hasta ese momento si se otorgaban discos de oro, pero, de aquella manera y por iniciativa unilateral de las compañías discográficas. Recuerdo que a principios de los años 70 Philips había entregado a Formula V el que posiblemente fuera el primer disco español y lo hizo sumando  las ventas de tres álbumes de este grupo. Es decir, cada compañía era la encargada de certificar las ventas lo que daba motivos de desconfianza inicial por parte de la competencia.

Pasado un tiempo y con la llegada de AFE, posteriormente convertida en AFYVE y actualmente en PROMUSICAE, que agrupa a 74 miembros que, en su conjunto, representan más del 95 por ciento de la actividad nacional del sector de la música grabada -- entre sus asociados se encuentran tanto filiales de grandes multinacionales como compañías independientes, que cubren todos los estilos musicales existentes--  los certificados para alcanzar los discos de oro y platino adquirieron la credibilidad avalada por dichas asociaciones que hasta hace unos meses estaban en 50.000 copias vendidas para el oro y 100.000 para el platino.

En noviembre de 2005 PROMUSICAE establece un nuevo baremo en la concesión de certificados de disco de Oro y Platino debido a la difícil situación que arrastra la industria fonográfica española desde hace algunos años y que ha supuesto una nueva realidad en las expectativas de ventas de los productores de música españoles.

De esta forma, las unidades requeridas para la concesión del certificado de Disco de Oro serán 40.000 para los álbumes (antes 50.000) y 10.000 unidades (antes 25.000) para los singles. En cuanto a la concesión del certificado de Disco de Platino, las unidades requeridas se sitúan en 80.000 para los álbumes (hasta ahora 100.000) y en 20.000 para los singles (antes 50.000).

LA MÚSICA GALLEGA EN EL ESCAPARATE PROMOCIONAL

En medio de la explosión celta de los años 90 del pasado siglo, varios grupos y artistas gallegos se hicieron acreedores por la venta de sus discos en toda España, a discos de oro y platino ( de los de antes) – Luar na Lubre , Carlos Núñez… --, con la dificultad añadida de provenir de un territorio musical como el folk que no tenía las cotas de popularidad del pop o el rock. La música gallega necesitaba de un escaparate promocional propio y empecé a trabajar para lograrlo asesorado por dos gallegos de pro: Juan Santaballa y Jesús López.

El primero fue en su día  director general de la editora discográfica Fonomusic, que tantos discos de artistas gallegos puso en el mercado , y el ferrolano Jesús López, presidente ejecutivo -- de Universal Music Latin America y Península Ibérica, una de las grandes compañías del ramo a nivel mundial. Con ambos me une una buena amistad que viene de largo y que nos ha llevado a confraternizar en numerosas charlas y reuniones en las que la música, los discos, marcaban territorio.

Ellos eran los profesionales y de ellos aprendí buena parte de mis conocimientos del funcionamiento de la industria discográfica española. Cuando saque a colación la posibilidad de organizar a imagen y semejanza de los Premios Amigo que organizaba la AFYVE – cuya presidencia ostentaba por entonces Jesús López --  unos Premios de la Música Gallega y otorgar, previa certificación, los discos de oro y platino para los discos vendidos  por los artistas y grupos gallegos en Galicia, para así centrar la atención del público sobre el potencial creativo de nuestra música, a ninguno de los dos les parecieron descabelladas estas ideas.

 Es más, me facilitaron, además de una serie de datos, un organigrama para poder llevar adelante sendos proyectos que pasaba por la creación de una asociación en la que estuvieran representados compañías discográficas gallegas, músicos y productores.

 Con este impulso inicial – gracias Juan, gracias Jesús -- me puse en marcha con la esperanza de que la por entonces incipiente industria discográfica gallega uniera esfuerzos y pusiera en marcha una asociación que avalara la puesta en marcha de estas importantes acciones promocionales para la música gallega en plena expansión. Mantuve contactos con discográficas, músicos y productores y a todos les parecían unos proyectos necesarios solo que el “individualismo” siempre latente en la escena musical dificulto, aunque se hicieron intentos, la creación de una asociación en la que estuviera representada un porcentaje de la actividad autonómica del sector de la música grabada que cubriera todos los estilos musicales existentes, no fue posible.

Con la creación de la Asociación Galega de Fonografistas, Agafono que integrada por varias compañías discográficas gallegas,  que llegó a la escena para  convertirse en un referente del sector cuando le vieron las orejas al lobo de la “piratería”), pensé que asumirían la organización de los “Premios de la Música Gallega”, así como la creación del “Disco de Oro Gallego”, al ser los más indicados, pero no fue así.

A pesar de este contratiempo seguí adelante con ambos proyectos buscando patrocinios en entidades, instituciones y organismos oficiales relacionados con la cultura que, veían con buenos ojos el proyecto aunque finalmente acababan rechazando el proyecto.

No me rendí y por fin el proyecto se hizo realidad, aunque solo por un año, con los “Premios de la Música Gallega”, realizados a través de las votaciones populares de los lectores del Ideal Gallego y los oyentes de la Radio Gallega. Solo hubo una edición pero el proyecto  fue “retomado” por Oscar Losada quién, en el diario La Opinión, lleva ya varias ediciones de los Premios de la Música que llevan el nombre de dicho diario y suscitan el interés de los aficionados a la música folk gallega. ¡ Enhorabuena Oscar por tu constancia!.

Llego la asociación “Músicos Ao Vivo” – aplausos por poner en marcha esta iniciativa-- y por fin los Premios Gallegos de la Música Martín Codax nacen con los objetivos de reconocer la creación, diversidad y calidad artística de las producciones musicales gallegas, de hacer rentable el potencial de nuestra música y de hacer visible a todo un sector.

Aunque en está primera edición no se contempla la obra fonográfica, ni los diferentes sectores que conforman esta música –sellos, productores, estudios de grabación, ingenieros de sonido, diseñadores gráficos, management, etc. – lo verdaderamente importante es dar el primer paso y ahí está en marcha, para   todos los proyectos musicales gallegos que estén vigentes y en activo en este año 2013 en las siguientes categoría:


Mejor Proyecto Musical Gallego Pop y Indie. Mejor Proyecto Musical Gallego de Rock Blues, Funk y Soul. Mejor Proyecto Musical Gallego de Metal.Mejor Proyecto Musical Gallego de de Hip Hop y Músicas Urbanas. Mejor Proyecto Musical Gallego de Reggae, Ska y Mestizaje. Mejor Proyecto Musical Gallego de Electrónica. Mejor Proyecto Musical Gallego de Música Clásica y Contemporánea. Mejor Proyecto Musical Gallego de Jazz y Músicas Improvisadas. Mejor Proyecto Musical Gallego de Tradicional Gallega.Mejor Proyecto Musical Gallego de Folque. Mejor Proyecto Musical Gallego de de Músicas del Mundo (Flamenco, MPB, Músicas Balcánicas, etc ...).Mejor Proyecto Musical Gallego de Música Infantil.Mejor Proyecto Musical Gallego de Orquestas, Grupos y Músicas de Verbena.Premio Honorífico Músicos Ao Vivo.

 HACIENDO NÚMEROS PARA LLEGAR AL DISCO DE ORO GALLEGO...

Animado por los resultados obtenidos con otros proyectos como la creación de la  música celta gallega, por citar alguno, que nacieron y se desarrollaron hostigados por la incredulidad y el tiempo se encargo de darles la vitalidad de lo creíble por muy increíble que fuera su apariencia, puse en el punto de mira la entrega del   Disco de Oro Gallego para premiar a artistas y grupos gallegos que superaran una cifra de ventas de discos que obtuve a través de una simple operación matemática.

Si en España se certifica el disco de oro por 50.000 copias vendidas (baremo antiguo) y el mercado gallego oscila entre el 4 y el 6 por ciento del mercado nacional, lo tenía claro. Le asigne al mercado gallego una media del 5 por ciento del nacional y el resultado fue que si un artista o grupo gallego vendía en Galicia 2.500 discos, era merecedor del disco de oro. ¿Fácil, no?.

Pues, no. Cuando expuse el proyecto a algunas discográficas gallegas para que tomaran cartas en el asunto lo primero que escuche fueron risas…La cifra les parecía ridícula para ser premiada. Quién les diera ahora vender esas cantidades "astronómicas" que provocaban la chirigota...

 Profundizando en ello les demostré – aunque ellos ya lo sabían por padecerlo en sus carnes -- que llegar a vender en el mercado gallego 2.500 discos es toda una heroicidad que roza ese milagro que no se produce todos los días -- ¿años? --. Era cuestión de hacer llegar a la opinión pública,  sin ninguna vergüenza, y con la verdad por delante el estado real de la industria gallega y valorar en su justa medida a quienes lograran esa cifra.

Es más, cuando a un artista o grupo se le entrega, con bombo y platillo, el disco de oro es que han vendido en Galicia 2.500 discos – ahora, 2.000 por la rebaja de las certificaciones a 40.000 de todo el territorio -- . ¿Queda claro?.

¿Y si vendemos más de esa cantidad?, me preguntaban algunos grupos gallegos que veían la cifra  asequible de conseguir. “Si vendéis más de esa cantidad -- les decía  disfrazando de broma mi pesimismo -- os podéis dar con un canto en los dientes …”. Si llega ese momento emprenderéis el camino al platino  por los 4.000 vendidos  y  desde ahí, ya estaréis más cerca del “disco de oro” a nivel nacional”. Ahí tenemos a Luar na Lubre con sus álbumes  Plenilunio y Cabo do Mundo o Carlos Nuñez con A irmandade das estrelas y  Os amores libres

LAS “NOSTALGIAS” DE LA TUNA DE VETERANOS DE LA CORUÑA ESTRENAN EL “DISCO DE ORO” GALLEGO



El 6 de noviembre de 1999: Estévez Mengotti recoge el primer disco de oro gallego obtenido por la venta de “Nostalgias” de La Tuna de Veteranos de La Coruña.

Un buen día conversando con Estévez Mengotti y Pastor López, me hablan de que el disco “Nostalgías” de la Tuna de Veteranos de A Coruña editado por Clave Records se  había vendido  muy bien. ¿Cómo de bien?, pregunto...Llevamos más de 2.000 copias vendidas, responden. Es entonces cuando les cuento la historia del disco de oro gallego y se quedan con la copla.

Al poco tiempo, y tras pedir información a la casa discográfica, me llaman para decirme que habían superado la cifra de 2.500 discos vendidos y en su mayoría sólo en una ciudad: A Coruña. Una hazaña digna de ser aireada  promocionalmente a través de la entrega del disco de oro gallego.

Con la misma contacto con la discográfica para confirmar la veracidad de los datos y obtengo una respuesta afirmativa a la vez que el compromiso – no sin cierta suspicacia -- de emitir un certificado de veracidad de la misma avalado por la Sociedad General de Autores.

De esa manera Clave Records hace entrega a La Tuna de Veteranos de La Coruña, que poco tiempo después pondría en escena la formación musical Amizades, del primer disco de oro gallego.

LOS “AMORES” DE LUCÍA PÉREZ SE BAÑAN DE ORO


Una joven cantante de O Incio, Lugo, ganadora de A Canteira de Cantareiros de Luar consigue el segundo disco de oro gallego en el 2004 por haber superado la cifra de las 2.500 copias vendidas de su primer disco Amores y amores con canciones compuestas expresamente para ella por Chema Purón y Felix Cebreiro, quiénes se encargaron a si mismo de la producción del mismo. La compañía discográfica gallega Zouma Records es quién certifica el número de discos vendidos. Con este galardón, que figura destacado en la biografía de esta cantante, Lucía Perez inicia una brillante trayectoria artística que la lleva a participar, representando a España, en el Festival de Viña del Mar en Chile a principios de 2006 dónde obtiene el segundo interpretando la canción Que haría contigo, de Chema Purón .En febrero de 2011, tras superar dos semifinales en Destino Eurovisión  fue elegida por el público como representante de España en el Festival de la Canción de Eurovisión 2011  con la canción 'Que me quiten lo bailao"  con la que quedó en 23ª posición


Y como no hay dos sin tres, el tercer disco de oro gallego, también certificado por la discográfica Zouma Records, es para Christian Escuredo, otra joven voz del pop gallego que lo recibe en noviembre del 2005 por su primer trabajo discográfico llamado Inesperadamente, mientras que en agosto de 2007, 


La Tuna de Veteranos de La Coruña recibía su segundo disco de oro gallego por haber superado la cifra de 2.500 copias vendidas de su disco Torre de Hércules 

La cantante gallega María Chenlo recibió también el disco de oro gallego en 2010  por vender 2.500 copias de su primer trabajo discográfico, “Ahora toca ser feliz”, incluyendo su nombre en la relación de los agraciados con este galardón  tan aireado en los medios de difusión para subrayar secuencias de popularidad dentro de la música gallega. 



Y del oro al primer disco de “platino” gallego, que lo obtuvo la fadista María do Ceo, para reconocer la venta de 4.000 discos de su trabajo "Duas almas no Miño",
.




Mientras llega el día en que la industria musical gallega empiece a dar señales de vida a través de su asociación y tome medidas para defender el sector y potenciarlo a través de puntuales acciones de promoción , la música gallega en general, seguirá deambulando por los caminos de la improvisación, y el lamento sobre la endeblez de un mercado que no vive los mejores momentos.

Quiero suponer que algún día la entrega del  disco de oro gallego sea una práctica habitual como reconocimiento al trabajo de artistas y grupos de Galicia que necesitan unas plataformas de difusión y promoción. Ojala que esta suposición se convierta lo antes posible en realidad,como ya lo hicieron mis añorados “Premios de la Música Gallega”.

POSDATA

Tal y como actualmente el panorama, encontrar el "filón del disco de oro gallego" vendiendo 2.500 unidades habrá que celebrar esta "gesta heroica" con una fiesta por todo lo alto, con fuegos artificiales incluidos.