lunes, 30 de septiembre de 2013

.. Y EN ESO LLEGÓ CARLOS PUEBLA, EL ·" PATRIARCA DEL CANTO REVOLUCIONARIO CUBANO", A CORUÑA..

EL 28 DE FEBRERO DE 1977 , CARLOS PUEBLA Y LOS TRADICIONALES, CANTARON A LA REVOLUCIÓN CUBANA 




Datos para la historia: Se acababa de suprimir, el 5 de enero, el Tribunal de Orden Público. El 24 de ese mismo mes, son asesinados cinco abogados laboralistas en su despacho de la calle Atocha de Madrid. El 11 de febrero la policía libera al general Villaescusa y a Antonio María Oriol. El Partido Comunista español aún era ilegal -- su legalización llegaría de forma inesperada el Sábado Santo --. Los españoles nos preparábamos para celebrar el 27 de junio las primeras elecciones libres en España después de casi cincuenta años. Y en esa combustión política y social  estábamos, cuando llego A Coruña, desde Cuba, Carlos Puebla Manzanillo (1917 - 1989), el cronista por excelencia de todo el acontecer cubano desde 1959. Llegó el 28 de febrero de 1977, para cantar en el Pabellón de los Deportes las excelencia de la Revolución Cubana en compañía de su inseparable grupo "Los Tradicionales" --  con los que cantaba desde 1953 y con quiénes, desde 1969, amenizaba el ambiente del famoso restaurante La Bodeguita del Medio -- .

CUBA SI, YANKIS NO

La gira española se enmarcaba dentro de la promoción de su doble álbum "Cuba Si, Yanquis No", slogan coreado reiteradamente a lo largo del concierto por las aproximadamente mil personas que acudieron a él, que recogía las creaciones más populares de su repertorio por las que era conocido internacionalmente. El público disfruto de lo lindo y no paro de aplaudir los continuos pregones musicales adornados con la vistosidad de una magnifica ejecución y la variedad rítmica y melódica de un repertorio "revolucionario" , serio y directo, en el que no faltaron en algunas ocasiones, los matices del más popular humor criollo., como en la guaracha "Y en eso llegó Fidel" y "La OEA es cosa de Risa". El bolero" Yankees go home", "El son  de la alfabetización", "Si no fuera por Emiliana", "Elegia a Salvador Allende", "El nombre de Victor Jara",  "Soy del Puebo" y "Yo Sigo siendo cubano", levantaban a la gente de sus asientos en un continuo tributo artístico y político hacia Carlos Puebla y Los Tradicionales que, después de innumerables peticiones,  rubricaron su concierto con la canción " Hasta siempre comandante", dedicada a Ernesto "Che" Guevara. La despedida fue apoteósica con los gritos de "Cuba si, Yankees No" resonando en el recinto.

LA RUEDA DE PRENSA

El día después del concierto Carlos Puebla, en compañía de Pedro Sosa, Santiago Martínez y Rafael Lorenzo, componentes de "Los Tradicionales", dieron en la Librería Lume una rueda de prensa en la que, música y política, se repartían el protagonismo de las preguntas, aunque, las respuestas, tuvieran siempre la misma dirección: cantar las excelencias de la Revolución Cubana. Me toco romper el fuego preguntando si se podía hablar de una música cubana "antes y después" de la revolución. 

Puebla no dudo ni un instante en responder: "  Por supuesto que sí, aunque yo, más que una música hablaría de un nivel musical. En Cuba, lo que se entiende por ´comercialización musical´, no existe. Allá, la música como todo lo demás, es algo que está al alcance de todos. No de unos cuantos como antes. Yo cantaba antes de la revolución , pero, era diferente porque lo hacía para unos pocos que se sentían propietarios míos por el mero hecho de tener dinero. Ahora canto porque me gusta y nadie me obliga ".

ÉL "CACHÉ" DE LA DISCORDIA

El no sabía que yo conocía su caché a percibir en el concierto de A Coruña : 115.000 pesetas. Una cifra considerable para la época y que no me encajaba con el mensaje de ofrecer música gratis para el pueblo que emanaba de sus respuestas anteriores. Le cogió de sorpresa la pregunta  al respecto y contestó con una rotunda negación: "Estas equivocado". Pero, no lo estaba, sabía con certeza que esa era la cantidad a percibir por la actuación e insistí en ello. Fue un representante de la empresa que organizaba la gira española quién salto al ruedo para capear la "peligrosidad" de una pregunta "indiscreta": " Si efectivamente, ese es el cache del concierto, pero no es un problema que concierne a Carlos Puebla. Como estamos en una sociedad capitalista, existen gastos que nosotros tenemos que hacer y riesgos que tenemos que correr. Si el negocio sale bien, mejor que mejor, de lo contrario la empresa tiene que hacer frente a los gastos. Lo que si hay que dejar claro es que Carlos Puebla no cobra el solo 115.000 pesetas. ¿ Cuanto cobra ?. Lo que cobra o deja de cobrar es una cosa, lo que percibe la empresa que lo trajo a España es otra. O somos todos socialistas, o de lo contrario se hace lo que hacemos". ¿Cómo cobrar 150 pesetas por una localidad de sillas?..."Bueno, esos son otros problemas. Puedo decirte  que ,si hubiera colaboración a nivel Gobierno, Carlos Puebla cantaría gratis, como lo ha hecho hace poco en Angola. Con ello quiero decirte que la "cosa" es muy problemática".

LLEGO LA DEMAGOGIA

La rueda de prensa se caldeó aún más cuando alguien preguntó si, en aquellos momentos, era posible que un cantante cubano cantara contra la revolución. No hubo una respuesta concreta y si muchas imprecisiones que buscaban echar balones fuera. Tras varios minutos de bordear la respuesta por parte de los artistas, llegaron entre ellos a un "acuerdo" para contestar de forma imprecisa  que, efectivamente, en Cuba, se podía cantar contra la revolución. A la siguiente de  , ¿ Y que le pasaría al cantante ?,  ni caso hicieron

VIEJA Y NUEVA TROVA


Para retomar los caminos musicales, me interesé por conocer hasta que punto la juventud cubana, por entonces con la "Nueva Trova"  como estandarte, acogía la música de Carlos Puebla.: " En realidad tanto nosotros como ellos somos el resultado de una revolución. Pienso que la juventud cubana entiende y respeta, además de compartir, la problemática de nuestra música  tanto como la de la Nueva Trova. Ellos hacen otra música  menos tradicionalista, pero, que nace del mismo ser: la revolución. Unos como otros -- y los de la Trova son gente muy preparada -- gozan más o menos de las mismas predilecciones. 

Al terminar la rueda de prensa me acerco a ellos para despedirlos con un apretón de manos y contarles de paso lo que había escuchado a alguien al finalizar el concierto del día anterior: "Son igual que Los Panchos, pero, ' diferentes´...". El comentario fue acogido con risas : " Mejor sería que dijeran que Los Panchos se parecen a nosotros. Casi seguro  que ellos hacen mejor música, pero, el caso es que nosotros hacemos otro tipo de música"..