viernes, 6 de septiembre de 2013

EN 1977 LLEGA A CORUÑA, WILLY MARAMBIO, EL "MEJOR TROMPETISTA DEL MUNDO ".



LÁZARO CUATEMOC GUILLERMO MARAMBIO MOCTEZUMA SE CONVIERTE EN CORUÑÉS COMO PAGO A UNA DEUDA MORAL



Lo conocí en abril de 1977, cuando recién llegado a la ciudad se  presentó como una aparición en la tienda  de discos Nito´s para darse a conocer. Solo le faltó añadir textualmente: "vengo a que me haga una entrevista por qué soy el "mejor trompeta del mundo". No lo dijo de entrada, pero, si lo certifico durante nuestra posterior conversación enseñándome un diploma de The Hall of Fame , fechado en Nueva York en diciembre de 1976, que lo acreditaba como el "Mejor trompetista del mundo". Exhibiendo una risa peculiar, un tanto mefistofélica, este excéntrico personaje, me abrumó con su incontinencia verbal y un torrente documental que secuenciaba una agitada y brillante vida artística, mandando a paseo mi creencia inicial de estar ante un farsante.

HISTORIAL APABULLANTE
La verdad es que estaba apabullado, y porqué  no decirlo, ensimismado por la simpatía y verborrea que mostraba  este músico en la narración de un historial artístico que rozaba la ficción Tanto es así que, en un momento dado de la conversación, y a pesar de las pruebas documentales aportadas por Willy Marambio,  intenté tenderle alguna trampa para corroborar que no se trataba de un farsante. Fui a por lana, y salí trasquilado..." Y ahora me vas a decir que tocaste con Louis Armtrong"... "Efectivamente -- respondió --, fue en Cincinatti, en una base militar". La cara de sorpresa que puse provocó una rápida aclaración de su respuesta : " Mejor dicho, actuaba su orquesta y la de Lionel Hampton dónde yo tocaba . "Satchmo" fue único y su escuela tan personal que, con él, se rompió el molde".

EL" MEJOR" DEL MUNDO
Me quedé perplejo y lo primero que se me ocurrió preguntarle fue el "por qué" o "para qué"  un trompetista de su categoría internacional estaba en A Coruña :  " Vengo a actuar con la orquesta "Los Satélites" y de paso montar una escuela de trompeta como pago de una deuda moral". La noticia, estaba servida y no quedaba otra que la de documentar la solvencia del personaje hurgando en su historial a través de la  entrevista "buscada" desde el principio: " Me llamo Lázaro Cuatemoc Guillermo Marambio Moctezuma -- lo de Willy Marambio es para abreviar -- y nací en Quillota, un pueblo de los Andes Chilenos. ¿ Cuando?. ¡ Eso ni se pregunta ´guatón´! -- palabra de significado incierto que utilizaba Willy muy a menudo en su conversación --. Desde muy joven y de la mano de mi abuelo paterno Isaac Marambio y del maestro Alberto Fernández Bermúdez, que por cierto era de Santiago de Compostela, me introduzco en la música. Continuo mis estudios en Perú teniendo como profesor al coruñés don José de Aicua. Debuté como trompeta profesional muy joven como  solista  de la Orquesta de Pablo Bertrán Ruíz en México en donde además de actuar para el canal  de Televicentro de México D.F. , llevé la cátedra de trompeta en el Sindicato de Trabajadores de la Música de México. Etuve como solista con la Orquesta Cubana de Armando Oréfice desde 1951 a 1954 fecha en la que me traslade a EE.UU. con las orquestas de Stan Kenton, Woody Herman y Lionel Hampton, y fui profesor de música de la Universidad de Fordham en Nueva York. ¿ Mis músicos favoritos?. Apunta: Harry James, Roy Ellis, Clifford Brown, Al Hirt y sobre todos, Dizzy Gillespie".

LA MONEDA CÓSMICA
"El año pasado, le digo, te entregan en Nueva York el trofeo al "Mejor trompeta del mundo" y te vienes a trabajar con Los Satélites A Coruña"..." ¡ Cómo debe de ser, el mejor trompeta del mundo para la mejor orquesta de España! (risas campechanas). Pero, con ser importante poder  tocar en esta magnifica orquesta , el motivo fundamental de mi presencia en esta maravillosa ciudad es el de pagar, con ´ moneda cósmica´, unos favores que en su día , dos gallegos, dos coruñeses me hicieron" . Lo de la "moneda cósmica" me suena a guasa y él, serio, se explica: " la moneda cósmica se usa para pagar un favor con otro favor, sin que  en el pago de estos favores tenga cabida el mercantilismo. Se emplea para retribuir algo  único que no puede pagarse con dinero. Dos coruñeses en su día me ayudaron incondicionalmente cuando me hacía mucha falta, y yo, dentro de mis posilidades quiero ayudar a los músicos de A Coruña por lo que un día recibí . Por ello, pienso montar una escuela de trompetas enseñando lo que he aprendido a lo largo de mi carrera estudiando en las Universidades de Santiago de Chile, San Marcos de Lima, Universidad Autóctona de Méjico , Conservatorio Nacional de Río de Janeiro y la Universidad de la Sorbona de París y tocando en 59 países .Acabo de llegar a esta ciudad, y parece como si la  conociera desde siempre. Mis maestros coruñeses me contaban y no paraban de las maravillas de su ciudad y de Galicia. ¿Sabes?, creo que el gallego es uno de los pueblos más musicales que conozco, y no lo digo para quedar bien, lo digo porque en Latinoamérica , en Chile concretamente, el gallego ha hecho mucho por la cultura musical".

DEUDA SALDADA
A punto de terminar la entrevista, le pregunto si ha grabado algún disco. En que hora: " Tengo 35 Lp´s  grabados como solista, además de las grabaciones realizadas con las orquesta que anteriormente mencioné. ¿Premios? -- hace memoria con cara de pillo --... alguno tengo además del de "mejor trompeta del mundo". Por ejemplo, estoy muy contento con el Trofeo "El Inca" de Perú, "Huancavilla de Guayaquil, La Concha de Plata de Viña del Mar, el Candilejas de Nueva York, donde en 1975 me concedieron también el  The Hall of Fame, al mejor director y arreglista musical. La  división americana de la Capitol Records me concedió en 1966 el disco de oro. También obran en mi poder dos trofeos Rodhanye que me fueron otorgados por el Instituto de Bellas Artes de París en 1967 y 1973, y el trofeo al tercer clasificado en el Das Zunndapp Trompiter de Berlín 66...¿Sigo?". Le digo que ya llega y que, solo me falta escucharle. Así lo hago días más tarde en una jam sesión con play backs musicales de fondo sobre los que  soltó, en plan exhibicionista, arrancados de la boquilla, una tanda de explosiones sónicas de sobreagudos que me dejaron pasmado por su técnica y potencia. Willy Marambio vino para pagar una deuda "cósmica" y lo hizo quedándose a vivir y tocar en A Coruña, donde murió . En su honor y con cariño, va este recuerdo para que lo añada en el libro de sus éxitos terrenales allá, en su cielo azteca, donde está. ¡ Va por ti guatón !