viernes, 27 de septiembre de 2013

CUANDO LA "COCHAMBRE" REVOLUCIONÓ, EN 1975, EL PANORAMA MUSICAL ESPAÑOL


DATOS PARA LA HISTORIA, RECUPERADOS DEL DISCO DURO DE LA MEMORIA



Unas veces porque me apetece y otras  por qué me “empujan” las circunstancias me doy unos garbeos por tiempos remotos, pasados, que me dejan el cutis como el “culo de un bebé”, sin las arrugas que surcan y endurecen la expresión de un “setentón” como un servidor. Hay quién  recurre a la cirugía estética para adornar el careto y otros preferimos inyectarnos los recuerdos que rejuvenecen interiormente,aunque sea por poco tiempos. Este es el caso…

Resulta que un amigo del Facebook , Pablo Morán me menciona en un artículo en el que hace referencia a 1975:

Difícil época o 75, vivindo aínda baixo o autoritarismo dunha dictadura putrefacta. Pero había o underground, que era onde respirábamos para non asfixiar do noxo cultural imposto. Había canles de comunicación verbal, había algúns programas de radio e televisión, e empezaban a chegar revistas como Vibraciones, Popular 1, Ozono, Ajoblanco ou Disco Express, que facían malabarismos para poder falar de outras músicas, de outra forma de vivir o espectáculo, a cultura, o que daquela empezaron a chamar o "rollo"…

Pablo habla de su hermano  Cesar: .

César iba acreditado como corresponsal de La Voz de Galicia . Fora a Burgos con Daniel Val, que anos despóis sería o noso baixista en Agra, e con Myriam Peón, que realizóu fotos de aquel gran festival. Fixeran unha reportaxe, con fotos incluídas, que publicóu o xornal coruñés. Seguramente Nonito Pereira Revuelta recorda algo máis disto, xa que fora él quen tramitara a acreditación periodística. Mesmo trouxeran gravacións das entrevistas realizadas por eles coa maioría dos músicos, ainda que non sei se nestes momentos estarán accesíbeis.

¡ Allá voy!...situándome en aquella época  aunque no logró enfocar el hecho puntual de la acreditación de Cesar para el Festival de Burgos celebrado en 1975, aunque si el lo dice será verdad porque por aquella yo andaba en La Voz de Galicia enredado con la música. Pero si me acuerdo de aquella época difícil, como escribe Pablo y de la “revolución musical” que cambiaría el panorama musical español. Era el año en que Paco de Lucia estaba “Entre dos Aguas” compartiendo las listas de éxitos españolas con otro guitarrista fenomenal como Manolo Sanlucar, Sergio y Estíbaliz, Cecilia, Barrabas, José Luis Perales, Juan Carlos Calderón, Camilo Sesto, Georgia Dann, Mocedades, Lolita, La charanga del tio Honorio y Desmadre 75,, con “Saca el whisky Cheli”.

Artistas nacionales que compartían liderato con otros trabajos de artistas internacionales como los incluidos en la BSO de Jesuscristo Superstar, Billy Swan, Barry White, George Baker Selection, Morris Albert y Eagles. Era también la época de la consagración  de los cantautores como Lluis Llach, Joan Manuel Serrat, Paco Ibañez, Hilario Camacho, Pablo Guerrero y Luis Eduardo Aute, entre otros…y también empezaron a  sonar  las primeras  grabaciones del “sonido discoteca”.

Se iniciaba  la transición política española después de la muerte de Franco y empezaban a llegar, esta vez desde las zonas marginales de las grandes ciudades una nueva oleada del rock español con grupos como Burning o Volumen con ganas de llamar la atención con sus conciertos en garitos, ante la pasividad de las compañías multinacionales que “pasaban” de ellos.

Un programa de radio, “Musicolandia”, de Mariscal Romero y un sello alternativo discográfico, “Gong”,  de Gonzalo García Pelayo, fijaron su atención en estos grupos y abrieron  las primeras ventanas, que no puertas a estos músicos que protagonizaron la “revolución musical” de 1975.

LLEGA LA “INVASIÓN DE LA COCHAMBRE”



El mencionado ”Festival de Burgos” fue quién abrió la puerta para que el público fijara su atención en este fenómeno musical. El sábado 5 de julio de 1975, el periódico “La Voz de Castilla”, por entonces diario del Movimiento de Burgos” con motivo de la celebración de dicho festival, publicaba en primera página  y a toda página : “ La invasión de la cochambre.  A Burgos le ha cambiado la cara. Ahora tiene legañas”…¡Toma titular!...El “cabreo” periodístico, estaba motivado por la indignación que acarreaba la celebración de dicho festival colectivo en el que se reunían grupos que vivían en la “miseria” discográfica y que se valían de estas reuniones para darse a conocer. Festivales que los jóvenes acogían con agrado mientras que los adultos los repudiaba. Nada nuevo ya que desde sus inicios el rock siempre concito estos enfrentamientos.

Al agresivo titular le salió “el tiro por la culata” ya que fijo la atención de la gente y de los especialistas musicales sobre este tipo de festivales que empezaban a asomar la cabeza  en las grandes ciudades, sobre todo en Madrid en barrios como Vallecas, Usera o la Elipa, ya que el rock barcelonés iba por otros caminos..

¡VIVA EL ROLLO!



El “rock cochambroso” estaba servido condimentado por nuevas inquietudes y servido en establecimientos que no figuraban en la guía musical de las grandes compañías discográficas. La “cochambre” estaba servida aunque las dificultades permanecían por falta de estudios de grabación asequbles y con los circuitos de promoción condicionados por la multinacionales.

Fue mi amigo Mariscal Romero el que al grito de ¡Viva el rollo!, recogió discográficamente las primeras canciones de grupos como Indiana, Burning, Volumen y Moon y puso en marcha el legendario sello "Chapa". A partir de ahí empezaron a desquebrajarse las estructuras de la industria que tiempo después propiciarían la creación de los sellos “independientes”

Estos son mis recuerdos, y de quiénes vivieron en aquella época, que pueden servir para que las generaciones de hoy ojeen y  conozcan una parte de la “historia” de la música española. 

Y escrito eso,misión cumplida y regreso a la base ...  a la actualidad...